“La Mano con Ojos”, tras del ataque de Noé Hernández

portada nacional 122 (1)

 

Acento 21

 

“Querían atacarme o algo así, porque el disparo fue casi, casi planeado”, aseguró Noé Hernández en una entrevista en la que relató el tiroteo ocurrido en un bar que lo dejó  prácticamente ciego y que arrojó un saldo de dos muertos y dos heridos.

De acuerdo a diferentes versiones de corporaciones de seguridad pública, todos concluyen que el “modus operandi”, el radio de acción y los métodos de extorsión en contra del marchista mexicano, corresponden al grupo delictivo “La Mano con Ojos”.

En efecto, investigadores especializados en materia de crimen organizado deducen que el grupo detrás del atentado contra el medallista olímpico es el conocido como “La Mano con Ojos”, el cual opera desde hace muchos años en varios municipios del Estado de México, entre ellos, el de Los Reyes La Paz, lugar del atentado.

Según éstos informes Noé era desde hace tiempo, objeto de extorsiones por parte del grupo criminal, el cual a raíz de del nombramiento del deportista como funcionario del PRI estatal, y en función de su fama como medallista olímpico en Sidney 2000, fue visto como el blanco idóneo para ejercer sus fechorías.

De acuerdo con declaraciones  de Noé, hace algunos años familiares de su chofer fueron víctimas de secuestro, sin embargo, dice,  nunca intervino en el pago del rescate ni en las negociaciones y los delincuentes nunca lo mencionaron.

Afirmó que “Tiene mucho tiempo que hablan para secuestrarme, miles de veces por teléfono. Se me hace normal. Se me hacía como que decir nomás están molestando. Eso ya lo tenía arrastrando desde hace muchos años”.

Sin embargo, no ha logrado identificar a los presuntos agresores. “No tengo enemigos. Es como todos, tenemos enemigos y amigos en todos lados. No tengo elementos para decirte que fue una persona o una organización. Fue algo que le puede pasar a cualquier persona en cualquier momento. Corremos peligro diario”, relató.

Hernández, quien ganó la medalla de plata en la prueba de 20 kilómetros de marcha en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000, dijo haber perdido la memoria de lo ocurrido aquel 30 de diciembre de 2012 en el bar del municipio de Los Reyes, en el Estado de México. Asimismo, que llegó solo al inmueble y no había acordado reunirse con nadie más que su chofer, a quien le solicitó le llevara dinero, presuntamente para entregarlo a los sicarios y que con ello desistieran de matarlo, pues esperaba una reacción como esa una vez hubo suspendido los pagos a la organización criminal.

Aparentemente, los integrantes de “La Mano con Ojos” habrían esperado una oportunidad como la que ese día, el deportista les ofreció, pues al estar en periodo vacacional, ese día el medallista no tenía a su escolta de seguridad acompañándolo.

El marchista declaro que “El día sábado tenía una fiesta con compañeros de la escuela, pero no se hizo, lo último que recuerdo es que me habían hablado para ir a Los Reyes la Paz y fue lo único, no recuerdo más. No recuerdo lo que pasó, ni cómo fui agredido ni trasladado. Recuerdo nada más eso, se me borró una línea de información importante”.

La PGJEM elaboró los retratos hablados de tres de los presuntos responsables de la balacera ocurrida en un bar de Los Reyes La Paz el pasado 30 de diciembre, en la que fue herido el marchista Noé Hernández además de una persona más y también fueron asesinadas dos personas.

La Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) informó que los retratos hablados fueron elaborados por peritos de la dependencia y corresponden a tres hombres, cuyas edades fluctúan entre 25 y 40 años.

Los rostros de los presuntos agresores son puestos a disposición de la ciudadanía para que en caso de que alguien los reconozca, los denuncie ante el Ministerio Público.

 

SE FORTALECE LA PRESENCIA DE “LA MANO CON OJOS”

Venta de droga, ejecuciones, enfrentamientos, levantones y extorsiones en los alrededores de la capital del país, dejan en claro una escalofriante realidad: El crimen organizado cerca la capital del país.

La Procuraduría de Justicia del Estado de México (PGJEM), reconoce la presencia de por lo menos una organización en Naucalpan, Tlalnepantla y Cuautitlán Izcalli, Ecatepec, y Nezahualcóyotl. El Ejército y la PGR ya han desplegado operativos para capturar a los integrantes del grupo. Se trata de La Mano con Ojos, que se caracteriza por decapitar a sus rivales, y que aglutina a las células de los Beltrán Leyva.

No en vano las fuerzas castrenses han sido llamadas para luchar contra el narco en al menos diez localidades mexiquenses, entre las que están Nezahualcóyotl, Ecatepec, Los Reyes, Chalco, Amecameca, Luvianos y Huixquilucan.

Diversos capos, como Édgar Valdés (La Barbie), y Jorge Balderas (El JJ), han sido detenidos en la periferia del Distrito Federal, y han admitido que utilizan esas zonas para delinquir.

Según la Procuraduría General de la República (PGR), la lucha entre Los Zetas, La Familia y sus escisiones ha agudizado la violencia en la región desde hace tres años.

Diversas autoridades mexiquenses han admitido la presencia de los cárteles e incluso algunas han advertido de la posibilidad de un efecto cucaracha, con dirección hacia la capital de la República.

 

ASUELA “LA MANO CON OJOS”

Su presencia llegó como un rumor, hasta bromas arrancó en algunos cuerpos policiacos al  escuchar de unos sicarios que comenzaron a presentarse en cartulinas de colores chillantes como La Mano con Ojos.

Todavía más cuando uno de sus líderes fue identificado con el sobrenombre de “El Compayito”, inocente el mote, pero cruel en los hechos delictivos que ha encabezado.

Después del asesinato de Arturo Beltrán Leyva, alias “El Barbas”, en Morelos, ocurrido a mediados de diciembre de 2009, comenzó a correrse  la voz, junto con la sangre, de las ejecuciones que iban cometiendo en el Estado de México..

“El Compayito” además de haber servido a “El Barbas”, ha sido señalado como jefe de seguridad de Gerardo Álvarez Vázquez, “El Indio”.

Desde el inicio de sus ajusticiamientos, La Mano con Ojos ha mantenido una constante en los asesinatos que comete, su sello son las decapitaciones. Su organización es integrada por jóvenes de entre 20 y 30 años, que operan en células de más de cinco integrantes, de acuerdo con reportes de inteligencia del estado de México.

“A simple vista no llaman la atención, viajan a bordo de vehículos de lujo, principalmente deportivos, como los cuatro automóviles Bora en los que fueron capturados la recientemente algunos de sus integrantes.

“Algunos pueden parecer juniors, según lo que han comenzado a declarar los detenidos de la colonia Calacoaya, entre los límites de Atizapán de Zaragoza y Tlalnepantla”, explicó una fuente de inteligencia, quien detalló parte del perfil criminológico de esta organización delictiva.

Aunque, quienes dirigen  las células han llegado a superar los 40 años, agregaron las fuentes consultadas.

En algunas ocasiones visten de negro y con supuestos uniformes de agentes federales.

Otra de las líneas de investigación que analizan las autoridades es que La Mano con Ojos levanta a narcomenudistas para alinearlos o reclutarlos. A los que se niegan, los decapitan.

 

UN POSIBLE ORIGEN

Para académicos como Gabriel Regino, el nombre La Mano con Ojos, pudo haber sido tomado por sus integrantes a partir de tres hipótesis:

La primera tiene un corte fílmico, explicó el representante del Centro de Estudios para la Seguridad Ciudadana y la Justicia, que podría estar basada el personaje semicentral del Laberinto del Fauno, de Guillermo del Toro, donde sus manos tienen ojos.

Una segunda hipótesis planteada por el especialista en narcotráfico, tendría un origen  basado en el hinduismo en el “Ojo que todo lo ve”.

“Aunque es una figura de un solo ojo, pero la parte central es que de este ojo emana la energía para mantener una estabilidad”, explicó Regino.

La tercera es la conocida como Jamsa, símbolo en forma de mano que se utiliza tradicionalmente en el mundo árabe como talismán. Aunque para tanto musulmanes como judíos, es sinónimo de buena suerte.

“Es la mano con ojo o con ojos, posiblemente esos sujetos conocen el talismán y pretenden que les traiga buena suerte”, mencionó el representante del Centro de Estudios para la Seguridad Ciudadana y la Justicia.

 

ANTECEDENTES

Otros reportes detallan que a finales de 2010 comenzó una ola de decapitaciones: del 14 al 28 de diciembre cercenaron al menos  a cinco personas, cuatro de ellas en el Estado de México y de las más comentadas en la delegación Tlalpan.

El 15 de enero de este año, una mujer y un hombre fueron localizados decapitados en el interior de una camioneta de lujo, abandonada en calles de la colonia Lomas del Cadete, en Naucalpan, Estado de México.

De acuerdo con investigaciones de la Procuraduría de Justicia del DF, dadas a conocer por el entonces titular, Miguel Ángel Mancera Espinosa, fueron ellos quienes el 28 de diciembre de 2010 raptaron en la colonia Ampliación Miguel Hidalgo a Luis Alberto Hernández Rivera, conocido como “El Güicho”.

Horas después lo asesinaron y decapitaron.

Su cabeza fue colocada dentro de una bolsa negra y amarrada con cinta canela. En el expediente TLP2/2812/10-12 la familia de este hombre aseguró que se dedicaba a comprar muebles en Toluca para revenderlos; sin embargo, las autoridades tienen informes de que se dedicaba a distribuir cocaína en la colonia en la que lo levantaron.

Esos hombres llegaron a la colonia Tepeximilpa, bajaron de las camionetas, pusieron una cartulina sobre la capota de un auto convertible que estaba estacionado y arriba colocaron la bolsa que tenía la cabeza de Hernández Rivera.

En la cartulina estaba la advertencia de que harían lo mismo con quienes identificaron como “El Chato”, “El Moy”, “El PS”, y “El Chaparro”.

Tres días después, entre la madrugada del 31 de diciembre y el 1 de enero de 2011. Tres implicados en la serie de ejecuciones y decapitados en el sur del Distrito Federal fueron detenidos por elementos de la Policía Preventiva, a quienes se les decomisaron una sierra con sangre, armas, pasamontañas, cartulinas en blanco, marcadores y un bastón de raquet. Uno de los detenidos confesó haber decapitado a cinco narcomenudistas que operaban en la delegación Tlalpan.

Los detenidos, Antonio González Pedraza, Margarito Trujillo Cárdenas y Armando Ladilla Benítez, reconocieron que formaban parte de La Mano con Ojos.

 

EL CRIMEN CERCA AL DF

De acuerdo con información de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, son fundamentalmente cuatro las  delegaciones que son consideradas como las más inseguras de la capital del país

En éste sentido es la delegación Benito Juárez la que presenta un mayor número de incidentes delictivos, más particularmente, es la “Coordinación Territorial Benito Juárez 4”, la presenta el más alto  índice delictivo en todo el Distrito Federal. Dicha región está integrada por las colonias Portales Norte y Sur, Santa Cruz Atoyac, Letrán Valle y San Simón Ticumac.

Después, en cantidad de delitos contabilizados por día, se encuentra la “Coordinación Territorial de Cuauhtémoc 6”, que corresponde  a buena parte de lo que se conoce como el primer cuadro de la ciudad o Centro Histórico de la Ciudad de México.

Continúa en la lista la delegación Venustiano Carranza, con la “Coordinación Territorial Venustiano Carranza 1”, compuesta por las colonias como la Merced, Morelos, Michoacana, Popular Rastro y Valle Gómez.

La región conformada por las colonias Plateros, Santa Lucía, Jajalpa, Emperadores y Torres de Potrero, conocida por las autoridades locales como “Coordinación Territorial Álvaro Obregón 1”, sería la cuarta zona más peligrosa del Distrito Federal.

La llamada Coordinación Territorial Cuauhtémoc 2, que abarca la mayor parte de la colonia Guerrero hasta el conjunto habitacional de Tlatelolco, junto con la Cuauhtémoc 8, conformada por las  colonias Doctores, Buenos Aires, Obrera, Tránsito y Paulino Navarro;  serían las zonas que complementan el cuadro de las más peligrosas y donde se comete el mayor número de delitos en la capital del país.

Se sabe que el robo con violencia es el ilícito más común en las calles de la ciudad. En éste sentido y de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, las autoridades no han logrado disminuir la incidencia delictiva en los casos de éste tipo de robo. De acuerdo a la medición proporcionada por el organismo de seguridad, por cada 100 mil habitantes se cometen en el Distrito Federal con 358.7 robos con violencia.

El robo de vehículos con violencia ocupa el segundo puesto en número de delitos reportados, y del mismo modo, de acuerdo con un estudio presentado por la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, también la Ciudad de México ocupó el segundo lugar a nivel nacional durante 2012 en cuanto a la cantidad de automóviles robados.

En un análisis de 2011, la capital del país había logrado desplazarse al tercer sitio al acumular 11 mil 969 unidades robadas, mientras que el Estado de México obtuvo la primera posición con 17 mil 964 robos, seguido por Nuevo León con 7 mil 22 eventos.

Pese a subir un peldaño en el listado, el Distrito Federal redujo 6% la proporción de automóviles sustraídos con respecto a las cifras del año pasado, al notificarse 11 mil 204 robos en los últimos 12 meses.

También aumentó la tasa de recuperación de vehículos asegurados que fueron robados, pasando de 5 mil 720 unidades rescatadas en 2011 a 5 mil 847 durante el presente año. Aunque este incremento fue de 2%, es inferior al crecimiento a escala nacional, de 3%.

En éste sentido, de conformidad con las cifras ofrecidas por el organismo de seguros, uno de cada 2 automóviles sustraídos durante el año 2012 en la principal metrópoli económica del país, fueron recuperados, siendo ésta la mejor tasa de recuperación de los últimos 6 años.

Aunque la Ciudad de México no figura entre las primeras 10 entidades con mayor índice de robo con violencia, se estima que en 46% de los eventos hubo algún tipo de violencia física por parte de los asaltantes.

Las lesiones provocadas con arma de fuego y más aún, las que terminaron en homicidio doloso, en el Distrito Federal sumaron 80 en el quinto mes del año 2012. Dando como resultado, según números comparativos de las autoridades del Distrito Federal, una cifra cercana a los 1.7 homicidios en promedio por cada día transcurrido del año de referencia.

Según la información proporcionada por el Instituto Ciudadano de Estudios Sobre la Inseguridad (ICESI), Las pérdidas totales por concepto de inseguridad han pasado de 16.1% del gasto público en 2007 a 20.1% en 2011.

De estas cifras, se desprende el hecho de que las pérdidas per cápita o por cada ciudadano, para los habitantes del Distrito Federal, por concepto de inseguridad, ascienden a un promedio de 5 mil 600 pesos por año.

 

LA CUAUHTÉMOC, FUENTE DEL HAMPA

A fines de diciembre, el entonces director de seguridad pública del Distrito Federal, Raúl Nieto, reportó que las colonias Guerrero, Buena Vista y Santa María la Rivera, todas en la delegación Cuauhtémoc.

Por ejemplo, los compradores de las romerías y comercios ubicados en calles de las colonias Centro, Morelos y Eje 1 Norte, sufren el constante acoso de asaltantes prácticamente a toda hora.

Fue precisamente en esta zona, en donde las autoridades capitalinas determinaron montar un fuerte cerco policiaco, en donde los uniformados realizan rondines de vigilancia en 3 turnos: a las 9 de la mañana, a las 12 del día y a las 16 horas en el perímetro de Eje 1 Norte, de Reforma a Circunvalación y en Héroes de Granaditas, con el fin de abatir precisamente estos delitos.

Por otra parte, el robo de vehículos es particularmente fuerte en colonias de gran plusvalía, tales como son la Condesa y el territorio de la Roma Norte y Sur. En este caso, los elementos policiales montaron rondines de vigilancia las 24 horas.

Ahora bien, por lo que toca a los delitos contra la salud, que primordialmente ha mantenido contra las cuerdas a los colonos de la Obrera, la Morelos, la Guerrero y la Doctores.

Estas colonias sumaron 184 averiguaciones previas por este tipo de delitos, tan sólo del 21 de agosto al 6 de diciembre.

Por otra parte, los habitantes de la unidad habitacional Nonoalco Tlatelolco eran víctimas de robos y de violencia en general hasta hace unos meses, por parte de delincuentes que presuntamente provenían de las colonias aledañas Peralvillo y Morelos.

Allí la SSP y la Policía Comunitaria tomaron parte en un programa de rescate, que incluyó recorridos a pie, sustitución de luminarias, recorridos a pie, en moto y patrullas y realización de podas.

En Garibaldi, por otra parte, el consumo de bebidas adulteradas estuvo a la orden del día durante el 2012, en virtud del aumento en la presencia de los llamados “botelleros”, personas cuya labor era precisamente la oferta de este tipo de productos a los comensales de los restaurantes y los clientes de los bares en la zona.

La magnitud de la situación fue tal, que fue necesario que se llevara a cabo un izamiento de bandera diario, a cargo de unos 200 elementos de seguridad desde las 17 horas.

Por lo demás, el robo de autopartes es frecuente en las colonias Santa María Insurgentes, ex Hipódromo de Peralvillo, Felipe Pescador, Atlampa y San Simón Tolnahuac.

 

SECUESTROS Y HERIDAS POR ARMA DE FUEGO

Apenas en diciembre pasado, un reporte elaborado por el Consejo Ciudadano del DF, detalló la incidencia real de delitos de alto impacto en la capital nacional.

Entre los delitos que registraron un aumento, según el estudio, el secuestro y las lesiones por arma de fuego tuvieron un incremento del 13.5  por ciento y el 2.4 por ciento, con 59 y mil 143 respectivamente.

Por otra parte, de enero a noviembre del 2012, se registró un total de 44 mil 737 delitos de alto impacto, de entre los cuales el porcentaje más alto fue el robo de vehículos con violencia, del cual se reportaron en total 17 mil 095 casos.

 

You must be logged in to post a comment Login